Con qué limpiar el inodoro

¿Con qué limpiar el inodoro? Limpiar el baño es una de esas tareas que nunca es buen momento para hacer pero que, a la vez, no se puede dejar pasar, pues mantener limpios inodoros, lavabos o duchas es uno de los básicos de la higiene doméstica.

¿Por qué no encontrar los productos, remedios y trucos para que la limpieza del baño sea lo más eficiente e higiénica posible?

Desde Álvaro e Hijos, expertos en fontanería y desatascos nos vamos a centrar, concretamente, en el inodoro, que suele acumular suciedad con facilidad, en ocasiones, ensuciarse con manchas o sufrir la aparición de sarro. Por eso, no se pierda los mejores consejos y recomendaciones de productos con que limpiar el inodoro de casa.

Mejores técnicas y productos para limpiar el inodoro.

La limpieza del inodoro es fundamental para asegurar que se encuentra libre de bacterias y de la suciedad que se va acumulando en el día a día. 

Para saber con qué limpiar el inodoro adecuadamente es necesario que se utilicen tanto productos líquidos desinfectantes, como aquellos que protegen nuestra piel de la suciedad y los químicos.

En general, para limpiar el WC necesitamos:

  • Producto específico para limpiar el WC
  • Desinfectante, lejía o similar
  • Guantes
  • Bayetas y esponjas

Además de estos productos para la limpieza del inodoro, no hay que olvidar utilizar la escobilla de baño, que también será muy útil en el proceso.

Con qué limpiar el inodoro sin químicos

Si bien los productos de limpieza están diseñados especialmente para eliminar la suciedad y malos olores del WC, si se quiere buscar con qué limpiar el inodoro sin recurrir a estos remedios químicos, también hay varias opciones eficientes y sencillas, como la unión de bicarbonato de sodio y vinagre.

El bicarbonato y el vinagre son dos de los eternos aliados en lo que a la limpieza del hogar se refiere, siendo útiles en multitud de situaciones, y contamos cómo aplicarlos a la limpieza del WC:

  1. En primer lugar, se puede verter bicarbonato en el interior del váter esparciéndolo por toda la superficie.
  2. Tras una espera de unos 45 minutos pulverizar vinagre blanco antes de frotar con la escobilla o con un cepillo de limpieza.
  3. Enjuagar un par de veces con la cisterna.

Esta es una forma nada agresiva de limpiar el inodoro, evitando productos como la lejía, que pueden dañar piel, ojos o prendas de ropa.

Con qué limpiar el fondo del inodoro sin químicos

Una de las zonas del inodoro que suele ser más difícil de limpiar es el fondo del mismo. En esta zona, en muchas ocasiones se acumula suciedad o aparecen manchas, las cuales también se pueden eliminar con trucos caseros que evitan el uso de químicos.

  1. Añade zumo de limón a la mezcla anterior: Si se mezcla en un mismo vaso 4 dedos de vinagre con 4 cucharaditas de bicarbonato y el zumo de 1 limón completo, se mezcla y vierte en el fondo del inodoro, se verá como, tras dejarlo actuar 1 hora y darle con la escobilla, la suciedad saldrá con el frotado.
  2. Agua salada y vinagre: Esta es otra técnica para limpiar el fondo del inodoro con productos que tenemos en casa. Simplemente hay que verter la mezcla en el váter y dejarla actuar unos minutos para retirar después la suciedad con la escobilla. Y no olvidarse tirar de la cadena para retirar los restos de sal y suciedad.

Ahora que ya conoce algunos productos con que limpiar el inodoro, le contamos la mejor técnica para asegurar una higiene total en tu cuarto de baño.

La mejor forma de limpiar el inodoro

Descubre cómo y con qué limpiar el inodoro paso a paso para obtener brillo y desinfección:

  1. Por las superficies exteriores, hay que hacer una primera pasada con una bayeta húmeda, incluyendo el asiento, la tapa y la cisterna.
  2. Vertir el limpiador por la parte de dentro, creando un círculo por todo el interior de la taza. Habitualmente estos limpiadores necesitan actuar algunos minutos, por lo que, mientras, se puede continuar con la limpieza externa.
  3. Rocíar el producto desinfectante que se vaya a utilizar por todas las superficies exteriores del inodoro y después, hay que limpiarlas con una bayeta. Hay que limpiar en mayor profundidad aquellas áreas donde encuentres salpicaduras o similares.
  4. Con la bayeta con desinfectante, es buena idea aprovechar para limpiar aquellas zonas cercanas al inodoro que puedan haberse salpicado, como las paredes.
  5. Cuando el limpiador de WC haya actuado en el interior, pasar una esponja humedecida por dentro y, después, tirar de la cadena.
  6. Por último, se puede secar el inodoro si se ha quedado demasiado húmedo con un trapo de algodón.

Ahora que ya conoce la mejor forma de limpiar el inodoro, vamos a contar aquellas cosas que no hay que hacer en la limpieza del cuarto de baño.

Errores a evitar en la limpieza del cuarto de baño

Con rutinas tan frecuentes como la limpieza del hogar, es habitual que muchas veces se vaya con prisa o sin prestar demasiada atención y se cojan manías o costumbres que no son las más adecuadas para la limpieza de cada zona de la casa. 

En el caso del inodoro, estas son las más habituales:

  • No limpiar la parte exterior del inodoro: Si bien es cierto que tanto la tapa como la cisterna no suelen olvidarse, en muchas ocasiones no se recuerda que los inodoros también tienen una parte inferior, que recoge toda la zona de la taza y el pie y que también suele ensuciarse y pueden contener bacterias, así que no hay que olvidarse de ella en tu limpieza habitual del WC.
  • Limpiar el interior superficialmente: La zona interior del inodoro es la que realmente requiere más atención en la limpieza, pues su desinfección es primordial. Sin embargo, cuando estamos limpiando el baño muchas veces se repasa la tapa por dentro sin frotar enérgicamente, y esta acción es necesaria para asegurar la limpieza de microorganismos y partículas que no vemos a simple vista. Además, en este proceso, no se debe olvidar frotar de arriba a abajo, pues así las bacterias y suciedad del fondo del váter no se extenderán por el resto del interior.
  • Utilizar una única bayeta con que limpiar el inodoro: Como hemos dicho, ambas zonas acumulan suciedad en un determinada manera y, si bien limpiar el inodoro siempre será útil para mantener la higiene y librarnos de microorganismos, esta limpieza será aún más exhaustiva si se utilizan bayetas distintas para superficies interiores y exteriores.
  • No limpiar a fondo: Lo habitual es que, en la limpieza del baño y el resto del hogar, se realicen labores diarias que permitan mantener el buen estado de higiene general y, periódicamente, se lleven a cabo limpiezas más profundas para incluir aquellas zonas o tareas que no se pueden incluir en una limpieza más habitual. Sin embargo, muchas veces se posponen estas limpiezas generales y eso va en detrimento del buen estado de nuestro baño, que tendrá algunas zonas sucias y desatendidas.
  • No limpiar la escobilla: La escobilla del váter es un utensilio del que muchas veces se olvida, pero necesita cierta limpieza periódica, de hecho, esta debería ser prioritaria ya que su misión es retirar la suciedad que queda en el inodoro. Por eso, se debe recordar limpiarla al menos un par de veces al mes adecuadamente con agua y productos desinfectantes.

Si se evitan estos errores y siguen los consejos de limpieza que te hemos dado en este artículo, además de escoger los productos con que limpiar el inodoro para obtener la limpieza más adaptada y eficaz, no se tendrá ningún problema para mantener tu cuarto de baño limpio y en las mejores condiciones.

Deja un comentario